Buscando renzo

Janimito necesitaba plata entonces le dice a su mama

Jaimito: mama, mama necesito plata

Mama: bueno, vende chupetines

jaimito en vez de decir chupetines decia chupa


Jaimito: vendo chupa chupa vendo chupa

nadie le compro chupetines entonces le dice a su mama...

Jaimito: mama mama nadie me compro chupetines

Mama: bueno hijo, vende caramelos

jaimito en vez de decir caramelos decia melos


Jaimito: vendo melos melos vendo melos

nadie le compro, entonces le dice a su mama

Jaimito: mama mama nadie me compro caramelos

Mama: bueno hijito, vende huevos


Jaimito: vendo huevos huevos vendoo huevos

nadie le compro huevos, entonces le dice a su mama

Jaimito: mama mama nadie me compro huevos

Mama: ahora vende todos juntos...


Jaimito: Chupa Melos Huevos, vendo chupa melos huevos

Si les gustó dejen me gusta

Votar

Comentar

Compartir












Un chico vino del escuela y la mama le dice tene que aser algo y el chico le dice que si y la mama le dice anda ari a cambiarte y beni aser las cosas y el chico seba a cambiar mietra el chico se esta cambiando la mama le rebisa la cosas que tiene su hijo y el chico bagay la mama le dice ahhhhhhhhhhh solo tenes que dibugar lo podes aser vos solo o no si si si mami y el chico se pone aser la tarea despus de un rato el chico le dice mami como se dibuja

Votar

Comentar

Compartir


Estaban todos los estudiantes y avia uno que se llamava tomas otro chico le dise a otro tomasvino y le digo que si despues el otro le dice aaaaa entonces tomavino y el otro digo faaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Votar

Comentar

Compartir










Romeo. ¿Puedo alejarme, cuando mi corazón está aquí? Atrás, estúpida arcilla, busca tu centro.

[Escala el muro y salta al jardín]

(Entran Benvolio y Mercucio)

Benvolio. ¡Romeo! ¡Mi primo Romeo!

Mercucio. No es tonto: Por mi vida, se ha escabullido de su casa para buscar su lecho.
Romeo. Se ríe de cicatrices el que jamás recibió una herida

(Aparece Julieta en la ventana)

¡Pero calla! ¿Qué luz brota de aquella ventana? ¡Es el Oriente, Julieta es el sol! Alza, bella lumbrera y mata a la envidiosa luna, ya enferma y pálida de dolor, porque tú, su sacerdotisa, la excedes mucho en belleza. No la sirvas, pues que está celosa. Su verde, descolorida librea de vestal, la
Fray Lorenzo. La mañana, de grises ojos, sonríe sobre la tenebrosa frente de la noche, incrustando de rayas luminosas las nubes del Oriente. Las lánguidas tinieblas, tambaleando como u..

Votar

Comentar

Compartir